Un llamado a mujeres ejecutivas y profesionales – Parte I

UN LLAMADO A MUJERES EJECUTIVAS Y PROFESIONALES  (originalmente publicado 3 junio 2013)

Parte I

¿Quieres manifestar un mundo diferente, un mundo que, como mujer, sabes es posible?

 

esp EXEC

La mujer líder de hoy necesita ser muchas cosas, inclusive incorporar la magia de la sacerdotisa. Es por esta razón que la mujer profesional necesita comprender como los principios espirituales le pueden ayudar a manejar su vida y elevar su nivel de eficiencia, como así también de su realización y satisfaction.

Mujeres profesionales que han vencido todo tipo de obstáculos para llegar a donde están como innovadoras y líderes de naciones, en la economía y en las corporaciones, son el mayor y más dinámico ejemplo de la femineidad actual.  Son también enormemente incomprendidas, incluso por ellas mismas y pagan un alto precio por el poder que ejercen.  Su manejo en el posicionamiento estratégico es admirable, igual al de cualquier hombre.  Se las acusa de ser demasiado masculinas, más en verdad la fuerza devastadora que exhiben no es menos femenina; es emblemática del lado fogoso activo de la mujer.  Llevan una gran carga y responsabilidad sobre sus hombros con fortaleza y un gran corazón.  Estas mujeres detectan la dinámica interna de personas, eventos y condiciones.  Son agudas, pero esta agudeza no es solamente intelectual ni física.  No es algo hecho o desarrollado; es fundamental en nosotras como mujeres.  Debemos todas admirar las mujeres ejecutivas que tienen la voluntad y la formación para tener éxito en un mercado competitivo y la eficiencia en el mundo que bien podríamos emular.

Infelizmente, tal mujer usualmente no tiene conciencia de la naturaleza de sus facultades; ella meramente hace lo que “todos” los que están en una posición de liderato, hacen obligatoriamente.  No sabe que, al ser mujer, ella posee una llave exclusiva en la administración de energías.  Ella no comprende que puede realmente transformar el mundo si sólo rompiese con las modas, despertara a su potencial receptivo para métodos y sistemas nuevos sin precedentes y siguiese su visión única interior.  Esta distinción es suya en virtud de la receptividad peculiar de su género.  La mujer ejecutiva no siempre sabe como evocar o controlar las fuerzas que terminan controlándola a ella, ni tampoco sabe como equilibrarlas con las cualidades y talentos que asegurarían su estabilidad, seguridad y satisfacción  interior.

Normalmente, mujeres que siguen una carrera ejecutiva o profesional no se interesan por el lado oculto de la espiritualidad.  Para la mujer que apunta hacia el éxito y el logro, este tema no concierne el mundo “real” ni los asuntos pertinentes.  No ofrece pasos concretos o eficiencia inmediata.  Para estas mujeres y para los hombres con quienes comparten una misma postura, “Misterios Femeninos” es un terreno flojo, subjetivo y emocional dirigido a mujeres etéreas y es algo totalmente inútil.  Sin embargo, es un tema que abraza destrezas preciosas que lanzarán una líder mujer hacia realizaciones mayores y más humanas.

Hay dos aspectos para cada propuesta comercial: una se refiere al alcance profesional, la otra a la realización personal.  Una mujer profesional empieza con la intención de equilibrar ambas aspiraciones, pero se inclina gradualmente más hacia los requisitos de su trabajo, demorando la satisfacción personal para “mas tarde”.  La vida personal adquiere una tensión; es algo que se intercala en los intervalos entre proyectos, a menos que, claro, abandone una u otra. Sin embargo, estas dos expresiones no se excluyen mutuamente porque no ocurren en el mismo plano.  Cada una es una extensión de la otra.  Nuestro mundo no distingue entre las dimensiones internas y externas del ser y nos inculca, a su vez, una versión materialista de la realidad.  El resultado es que no conocemos la experiencia profundamente humana de totalidad y simultaneidad poseída por los antiguos.  En aquel mundo, los opuestos se encuentran y fusionan, mientras nosotros participamos en el baile de elementos insubstanciales que determinan el curso de la vida física.  No se trata de escoger una realidad sobre la otra cuando hablamos de realización.  La auto-realización implica totalidad.

Como lo tenemos hoy, el modelo comercial, en vez de ser uno de muchos es el prototipo para todo otro modelo en nuestro mundo moderno. Es uno en dónde existe ganancia o perdida y una creencia en la separación, límites, metas y procesos.  El mundo subjetivo del individuo espeja este programa y la falta de voz interior auténtica.  Fuera de huir en una ausencia total e insensata de actividad, la mayoría de las personas no tiene una idea de lo que es el mundo interior, ni de su importancia para una manifestación física saludable.

El mundo interior es una dimensión rica de ser que no tiene nada que ver con nuestra psicología o el pensamiento.  Es una actividad en un presente continuo que no se limita a la sensación; tampoco se puede llamar “emocional” porque, aunque está basada en la sensibilidad, no tiene contexto, causa, o propósito otro que la percepción amplificada que se entreteje dentro y a través de toda la vida sensible.  Esta percepción nos da una comprensión de la estructura, propósito y dinámica de la vida y nos invita a ser creadores conscientes.  El dominio pleno viene como consecuencia de esta sensibilidad, combinada con una administración aguda y precisa de fuerzas mentales.  La mujer ejecutiva ya ha conquistado la parte mas difícil para una mujer; ella ha aprendido a fortalecer y aprovechar su mente.  Ahora deberá volcarse al manejo de la sensibilidad que le aportará total maestría.

El hombre, o sea la mente pensante, no tiene acceso al tipo de percepción femenina que se centra en el secreto de la generación y activación.  Es una actividad totalmente natural para una mujer pero, dadas las circunstancias actuales, ahora requiere re-entrenamiento.  Es así como “Misterios Femeninos” ofrece un mapa de ruta  que nunca antes ha sido dado; despliega dinámicas y procesos que vinculan a la mujer directamente con las causas de vida.

Esto interesará a la ya exitosa mujer ejecutiva que alcanza la cumbre del logro sólo para descubrir que no existe descanso en lo alto y que, al final del día, no hay nada cuando regresa a la casa y a ella misma.  Entonces depende todavía más de encontrar una pareja que le dé el significado que ella no encuentra en su interior.  La llave para la satisfacción interna y externa de una mujer está en su interior, en ese cualidad del mundo interno siempre presente.  Siempre ha estado ahí y le acarrea una experiencia que es fundamental para su deleite y creatividad.

Es importante comprender que la mujer ejecutiva o profesional, para alcanzar las metas del modelo mundano, tiene que desconectarse del mundo interior.  Es un proceso natural para el hombre, pero para ella, las consecuencias son finalmente destructivas. La mujer profesional de éxito ha construido un baluarte concreto a su alrededor, casi imposible de penetrar.  Posicionada en sus metas, aparece superficial, extremadamente eficiente y a veces dura.  Ojalá este mensaje no llegue muy tarde y pueda traspasar este baluarte, compuesto de secretarias y funcionarios, sistemas de seguridad y programas diagnósticos, una red de espías, consejeros y el cortejo interno, más allá de la etiqueta y la programación de todo tipo y especialmente más allá de sus creencias y prejuicios adquiridos.

El mensaje es: la excelencia profesional y el misticismo femenino activo genuino no son incompatibles, al contrario, se refuerzan el uno al otro, como lo interior sostiene lo exterior, y lo exterior refleja la integridad del interior.  Juntos se optimizan y se refuerzan.

Una mujer ejecutiva tiende a funcionar casi exclusivamente con energías físicas, pasando largas horas con cargas profesionales y preocupaciones que no dejan mucho tiempo para silencio y afinación.  Cuando, y si acaso, siente curiosidad por temas que conciernen lo desconocido, es para olvidar, no para recordar lo que y quién es.  Esto es una lástima para ella y para el mundo que ella lidera.

La formación espiritual femenina, empieza con la comprensión de los instrumentos que la mujer tiene a su disposición.  Deberán ser parte de la educación de toda mujer.  Tal entrenamiento eliminaría el elemento sombra que oscurece la visión femenina, sus emociones y su sensibilidad, su naturaleza irracional y su creatividad esencialmente salvaje.  Sean lo que sean sus facultades y desarrollo, cualquiera que sea la profesión que escoja, el conocimiento de su mundo interior le da una referencia única que el mundo externo nunca podrá darle, una base firme en ella misma.  Ninguna confirmación, alabanza o relación es equivalente.  Es confianza y el tipo de claridad que no se aprende, la que surge desde la fuente rebosante interior.   Se convierte en la piedra angular de donde una mujer brota con poder pleno sostenible.

Una mujer formada en los misterios, sea ejecutiva o no, funciona a partir de energías de la Fuente.  Comprende los ritmos de la vida y de su propio cuerpo y los obedece.  Optimiza la energía porque vive y respira sus patrones.  Siempre recuerda Lo Que y Quién es.  “Misterios Femeninos” prepara a la mujer para todo lo que la vida le pueda pedir y para todo lo que ella pueda desear obtener.  Le da a la mujer formada el derecho de alcanzar el núcleo, conectar deliberadamente con la fuente quintaesencial interna y aplicarla en cualquier y todo fenómeno.

Este artículo es una invitación para nuestras líderes mujeres.  Tenemos mucho que aprender las unas de las otras.  Hasta ahora su poder se mide en cantidad en vez de en calidad, en lo que produce y como se produce.  Cuando la mujer ejecutiva descubra lo que la mujer que ha cultivado su Presencia interior domina, ella conocerá el significado explícito de plenitud.  Sin perder ni un milímetro de la maestría y posición que ya ha conquistado en el mundo externo, abrazará un caudal ilimitado de posibilidades.  Esto solo puede fortalecer los valores que ya trae a la mesa en el mundo exterior, vinculándola con su otra mitad real, su eterno aliado, su Ser.  Y de igual manera que altera el mundo, descubre que nunca está sola.  Puede descansar dentro en el poder que incorpora, con seguridad, alegría, teniendo y comiendo el pastel al mismo tiempo.

Suits-TV-Series-Jessica-Pearson-Wallpaper

(Parte II: ¿Cómo romper “el techo de cristal” que limita la mujer?)

3 thoughts on “Un llamado a mujeres ejecutivas y profesionales – Parte I

  1. Femenino en Manifestación

    Reblogueó esto en y comentado:
    El aspecto más sorprendente y difícil de expresarnos profesionalmente desde la mujer que somos es la incomprensión generalizada.

    Ellos (previsiblemente…) porque “hacemos cosas raras”, nos salimos de “lo que se ha hecho siempre”, no encajamos en el sistema, y necesitan un tiempo para desaferrarse a tanto que ya no funciona y generar la suficiente confianza para lanzarse al vacío con nosotras…

    Ellas porque, ahora que han logrado (al fin!) hacerse un lugar en esos cotos exclusivos para los hombres, ¿cómo adoptar otro discurso? ¿Cómo “renunciar” a todo lo han conseguido?

    Lo cierto es que, como mujeres y profesionales, es tremendamente descorazonador ver y sentir en tantísimos foros, libros, entidades, informes, lemas, etc. que pretenden promover el liderazgo femenino cómo no hacen más que perpetuar la dinámica que conocemos hasta ahora pero “pintada” de otro color. Y eso no es lo que el Principio Femenino nos trae. No se trata de replicar la misma dinámica desde el otro lado del ring.

    Si verdaderamente queremos trascender el lío que vivimos hoy, la mirada que adoptamos ha de ser otra y desde otro lugar. Y nosotras somos las primeras que hemos de ubicarnos ahí, y empezar a mirarnos a nosotras mismas con otros ojos.

    Sentimos esta entrada de La Mujer Interior que re-blogueamos como esa provocación a nuestrAs mujeres profesionales para que vayamos más allá de lo formal, la superficie y el sistema que hemos comprado, y que nos demos el espacio, el tiempo y el discernimiento para contrastar internamente si eso es realmente lo que somos, si eso nos permite expresar lo que somos auténticamente. Nos han vendido que hemos de romper esos “techos de cristal” pero… ¿es ese verdaderamente el problema? Desde aquí sabemos que no, pero lo importante es lo que tú sabes que sabes. ¡Escúchate! (y disfruta de la lectura…)

  2. Pingback: Una crida a les dones executives i professionals (1ªpart) | Amoncomunicacio's Blog

  3. Femenino en Manifestación

    En mi propia experiencia del trabajo contigo, Zulma, constato (compartiendo aquí un extracto de una conversación con una amiga) que la formación de género que a mí me ha “valido” no tiene tanto que ver con conocer o reconocer a las mujeres que abrieron camino hasta hoy, o con un ejercicio de tipo más racional-intelectual de comprensión del feminismo o de las diferencias, o con hacer/formular cosas diferentes, sino más bien con la vivencia plena de mi “sentir” de mujer, en compañía de otras mujeres, aprendiendo a confiar en mi íntima y sutil intuición. Desde esa plenitud, la expresión de una misma adquiere una cualidad totalmente diferente… Es este cambio de perspectiva (interna) el que sentimos que marca la diferencia, y sin embargo uno que cuesta muchísimo encontrar que se esté trabajando en la mayoría de movimientos, agrupaciones, iniciativas de mujeres… Es más, por lo que veo, muchos de estos grupos siguen utilizando un lenguaje/abordaje con el que tampoco me siento identificada: “defensa de derechos” (no siento que tenga que “defender” nada -o todo, igual que cualquier otro ser humano-, sino ser lo que soy, todo el tiempo), “grupos de presión” (¿es la presión un recurso “natural” de la mujer?), “profesionalización” del ser mujer (¿hace falta?!?!)…

    Hay un tremendo trabajo que hemos de hacer nosotras para darnos la oportunidad de ver las cosas de otra manera, a la nuestra…

    Gracias por abrir ese camino para tantas 😉 Un abrazo,

    Eugenia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email