“Para algunos soy una bruja” – Clarín

Fuente:  Clarín – Suplemento Mujer del 26/12/2014  Nota Original

Tabasco Rivas / Informe: Alejandro Margulis

“Para algunos soy una bruja”

Convicción. Zulma Reyo dice poder ver aquello que a la mayoría se le escapa y propone conectarse con “el mundo interior”. Su vida, casi una aventura.

 

Travesias espirituales

Zulma Reyo (71) se define como una “tutora de almas”. Estuvo en la India con Osho, dialogó con Krishnamurti y fue testigo de un momento clave con John Lennon y Yoko Ono.

Zulma Reyo (71) es la autora de Alquimia interior , un libro que en Brasil agotó quince ediciones. Antes de que lo tradujeran al portugués (siempre escribe en inglés) había sido llevado al español, al alemán, al francés y al ruso. Formada en la psicología experimental de los 70, en Estados Unidos, y en el estudio de las religiones, Reyo vivió más de una década en la India acompañando a Osho -uno de los “maestros espirituales” que hoy cosechan millares de seguidores y es mimado por el mercado editorial-, dialogó con Krishnamurti y difundió los enigmas de “la muerte tibetana”.

Concreta y sumamente práctica, Reyo no tiene ningún empacho en aceptar que se la considere “una bruja, una alienígena o una vidente”. No le teme a los calificativos y mucho menos a los reparos o las objeciones que recibe ese mundo de percepciones que ella asegura conocer. En otras palabras, sabe que vive en un tiempo donde la proliferación de iluminados, más la “magia tecnológica” y los efectos especiales del cine son una fuente inagotable de dudas acerca de casi todo. Lo cierto es que en esta carrera de búsquedas empecinadas de un más allá “interior”, ella fue testigo y protagonista de una etapa fundacional de una de esas corrientes místicas. Y no solo por su relación con Osho, Krishnamurti o el hierofante (un sacerdote egipcio) que le enseñó sanación espiritual: ella estuvo con John y Yoko cuando él dejó atrás a los Beatles y se dedicó a soñar con un mundo mejor.

Las otras realidades
“Siempre he sido comunicadora. Pero comunicadora de otras realidades”, dice en el afán de definirse. “Desde niña percibía y vivía cosas que no todos veían. Me preguntaba porqué y, sobre todo, cómo hacer para que los demás también pudiesen verlas. De querer vincular el mundo interior de las personas con esa otra dimensión de sucesos y percepciones surgió mi trabajo”, explica. Y para dar un ejemplo contundente, sin pensar en el “qué dirán”, dispara: “Tú no me vas a creer pero yo tengo memoria de estar en el vientre de mi madre. El feto tiene solo sensaciones. El peso y la densidad de las ondas. Yo tengo imágenes claras de sombras y de figuras en luz. Se lo decía a  mi madre y ella, a pesar de que era medium, se reía. Mi primera videncia la tuve en la cuna”.

Nacida en Puerto Rico, Reyo terminó de criarse en Estados Unidos y hoy vive entre Palma de Mallorca, Buenos Aires y Londres dedicada a transmitir “con optimismo y con calma” una visión del mundo en el que la psicología y la espiritualidad funcionan como hermanos.

“Yo fui criada entre dos culturas”, dice. Su padre era casi veinte años mayor que su madre y no le dejaba usar jeans. “Yo lo que quería era esconderme. Era una niña extremadamente sensible y veía a través de las personas. No tengo ningún recuerdo de haber hablado de esto con ninguna niña, porque yo intentaba ser como las otras. Mi padre insistía para que hablara español en casa y eso me ponía furiosa. Mi nombre latino me daba vergüenza. Yo quería que me llamaran Carol o Jane o Mary o Jennifer, ¡menos Zulma! Y el apellido peor. Era Reoyo. El de mi padre. Y eso para los gringos es impronunciable. Me lo cambié a los cuarenta y pico, cuando estuve en la televisión en un programa sobre experiencias paranormales”.

“California somnolienta”
Por la época en la que The Mamas & The Papas se hacían famoso con el mítico tema, Reyo consultaba a psiquiatras y psicoanalistas que “solo le daban anfetaminas o la tenían horas hablando, y cobrando fortunas”. Entonces vivía con su esposo en Manhattan, donde los dos habían cursado Lenguas Modernas en la Universidad de Nueva York. El era editor free lance para algunas editoriales importantes y un fin de semana apareció con un manuscrito de Arthur Janov, un terapeuta para el que el origen de las neurosis se localizaba antes del nacimiento. La teoría -refutada desde distintas escuelas del psicoanálisis- quedó plasmada en The Primal Scream, el libro que se publicó en 1970 y se convirtió en un best seller mundial. Un éxito, como se verá, que no se puede disociar de la figura de John Lennon.

“Yo me fui a California. Quería probar con este enfoque. El tratamiento era muy exhaustivo y ahí entendí que lo que me pasaba desde niña tenía una explicación”.

Después de entrenarse con Janov un día, entre los que se acercaban, aparecieron John y Yoko. “Y yo tuve orientar a John en su búsqueda interior. Fue una experiencia especial. Yo sentí que su vulnerabilidad me tocaba. ¡Era tan tierno! Un creativo, una bellísima persona”.

Un momento mágico
De Yoko recuerda que era una mujer fuerte, intensa, extrovertida. “Sin pelos en la lengua. John dependía mucho de ella. Hubo un momento muy fuerte. Al final del tratamiento nos sentábamos todos juntos y Janov interactuaba con el grupo. En uno de esos momentos miró a John y le pidió que cantara la canción Julia, que él había escrito para la madre. La historia de John y su madre había sido muy dura. No era algo fácil lo que le estaba pidiendo, pero ahí todo el mundo obedecía. Y John cantó. Cantó entre sollozos. Se deshizo por completo. Entró en la profundidad de aquella emoción. Fue algo muy intenso, muy conmovedor. Nunca me podré olvidar. Después, ellos terminaron quedándose un par de meses más. Al final, no los volví a ver. Pero John nos mandó un avance del álbum Imagine , que está inspirado en la terapia primal”, recuerda.

Ver y sentir
Reyo dice que a partir de su percepción ampliada de la vida pudo modificar hasta la manera de enseñar francés -actividad a la que se dedicó en Nueva York unos años más tarde. “Lo hacía de una manera diferente de la clásica, inyectaba las nociones desde otro lugar. Mis alumnos, además de francés, terminaron sabiendo más de sí mismos. Ni bruja ni alienígena, yo soy una terapeuta -dice poniéndose más rigurosa-, un coach espiritual, una tutora de almas.” A su primer libro, Alquimia interior , le siguió Karma y Sexualidad y después Muerte y Renacimiento , que que le abrieron las puertas a sus talleres en España, Francia, Inglaterra, Portugal y Alemania. Pero, ¿qué hace una tutora de almas, en qué consisten esos talleres? Reyo habla entonces de las virtudes de la meditación, los trabajos sobre la energía. “Yo estoy junto a una persona y por momentos me asfixio al ver todo lo que tiene dentro y no sabe cómo manifestar. Hoy, lo que se necesita es sensibilidad para conectarse en serio con los sentimientos profundos, con la sutileza de la vida. La humanidad necesita aprender a ver y a sentir.” Al frente de la Fundación Columbia (fundacioncolumbia.org), Reyo divide su agenda entre los seminarios que dicta en Argentina, Brasil e Inglaterra. “A veces quedo exhausta explicándoles a las mujeres que nuestro centro básico es muy absorbente por su estructura energética. Nosotras recibimos todo lo que hay en el ambiente y eso define nuestras carencias, nuestro ensimismamiento”, enfatiza.

“Todos quieren protegerse de los sentimientos, y no ven que lo que aparece doler es lo que permite abrirse a una perspectiva mayor. No porque duele. Duele a causa del ego, el apego a la permanencia. Mi trabajo es acompañar -dice- y ayudar a abrir”.

4 thoughts on ““Para algunos soy una bruja” – Clarín

  1. Martha Gisela Juárez Lozano

    Antes que nada gracias por compartir.
    Muy interesante tu vida , sabes yo pensaba que ser sensible era malo yo lo soy y espero integrarme próximamente a uno de tus talleres.
    Lo necesito
    Te mando un abrazo

    1. theinnerwoman Post author

      No es ni malo ni raro, Martha! Por eso me estoy dirigiendo muy particularmente a la mujer. Mantén el contacto. Ya para junio espero poder dar el primer nivel del retiro “Misterios Femeninos” en Argentina. ¡Sígueme también en FB! Un abrazo de corazón, ZR

  2. Carmen Ramos

    Me encanta. Hace tiempo que estoy con temas similares, pero no acabo de encontrar una terapia apropiada. Me gustaría estar en contacto. Gracias.

    1. theinnerwoman Post author

      Si, Carmen, ¡mantengamos el contacto! Si estás suscrita a esta web te enterarás de los trabajos y retiros. Si estás en Buenos Aires o en Mallorca (durante enero a marzo) podrás llamarme para sesiones individuales. De todas maneras, también está mi página FB personal y la de “La Mujer Interior”. Mi trabajo siempre se adapta a la necesidad y al nivel evolutivo, así como al idioma particular de la persona. Lo que me caracteriza es “el toque personal”. xxx ZR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email