programación social

El programa

EL PROGRAMA I:  Mentalidad Global

El Programa es un filtro planetario que condiciona el comportamiento de una era. 

Hace mucho tiempo, la humanidad perdió noción del conocimiento precioso de que el ser humano es libre y ya está equipado con conexiones que le permiten reconocer, vincular y reinar sobre la realidad interna y externa.  Como modelo humano, estamos diseñados para construir nuestro mundo de manera autónoma, individual y plenamente consciente.  Poseemos el equipo pero aún no sabemos como acceder a la estructura que nos permitirá reconocer que, lejos de ser ovejas ignorantes, somos creadores.

Hoy, cuando la humanidad ha evolucionado al punto de la auto destrucción, se asoma una sensación quisquillosa y persistente; sentimos que en algún lugar de nuestro interior se encuentra una llave hacia la libertad y creatividad que añoramos. Percibimos una barrera invisible que no nos permite descubrir o aún indagar más profundamente y no sabemos como atravesarla.

Un programa social riguroso y extremadamente sutil, que comenzó como medida para cuidar y asegurar el bien común y su continuidad, se ha convertido en una poderosa barrera de creación humana arraigada sólidamente […]

La opinion

LA OPINION

Nuestra educación se basa en una lógica linear, y en el modelo científico.  La sociedad refuerza el debate en vez de la percepción.  Aprendemos a pensar en posturas de acuerdo o desacuerdo.  Aceptación refleja el grado en que abrazamos o reaccionamos a lo que se nos presenta.  La religión se ha convertido en dominio del dogma, y la espiritualidad está vagamente vinculada a ello.  Esta es la realidad común.  De hecho, nuestra sociedad nos recompensa según las opiniones que tenemos y las creencias que profesamos.

Las personas pretenden opiniones, y concuerdan o discrepan, o se ponen de acuerdo para discordar sin captar el meollo de lo que ocurre, centradas como están en sus propios intereses. Para muchas personas es más importante ganar un argumento que percatarse de la verdad.  En el peor de los casos suspenden los juicios y lo llaman “tolerancia”.  La verdad implica sentir y experimentar para alcanzar una única fuente.  La locura actual es ganar a toda costa, sea la cuestión grande o pequeña.  Este hábito destructivo de profesar un punto de vista y adherirse tenazmente a […]

Tener razón

TENER RAZÓN

En nuestra sociedad, el mecanismo de sobrevivencia ha alcanzado una elevada complejidad.  De una necesidad instintiva física ha evolucionado hacia una búsqueda dogmática por “tener razón”.  Todos son muy políticos.  Siempre me desconcierta como las personas se convencen y luego se aferran a que su forma de ver la vida es la única.  Es raro encontrar una persona dispuesta a cambiar de perspectiva totalmente, y reconocer que lo que el supuesto oponente ofrece es igualmente válido.

Recuerdo asistir a una demostración budista de destreza en el debate.  Cada monje estaba formado en retórica combinado con manejo energético para arbitraria y convincentemente sostener puntos de vista opuestos.  Esto no era meramente un ejercicio legal; era un dominio en fuerza, con el propósito de descubrir que la verdad es una.  Al contrario de nuestros hermanos budistas, lo que vemos hoy es un auto-engaño engreído.  Es más importante tener razón que ser verdadero o equitativo.

Tenemos la tendencia a creer que las cosas tienen que ser como queremos que sean – como “deberían” ser.  Estamos convencidos de tener control cuando de hecho es pura […]

A cada cual lo suyo

A CADA CUAL LO SUYO

Alguien podría habernos advertido que de una manera u otra creamos nuestro mundo y a nosotros mismos.

Trabajamos duro para conseguir cosas que pocas veces se manifiestan y a menudo manifestamos lo que preferiríamos que no.  Lo que hacemos apenas se reconoce y se nos ve de una manera diferente a lo que sentimos ser.  La vida nos presenta resultados que muchas veces aparecen incongruentes.  Por un lado, ¿como podríamos haber atraído aquella relación horrorosa, aquella tensión profesional, o aquel problema económico?  Por otro, nos maravillamos de cómo aquella persona absolutamente bella nos ama y de cómo pudimos haber dado a luz a aquel niño perfecto.

Hay elementos sobre los cuales nuestras preferencias de la personalidad no tienen ni voz ni voto.  Estas son las influencias culturales de base, características de género profundas y afinidades espirituales naturales.  A pesar de estos moldes invisibles, nos esmeramos en construir la mejor presentación con el conocimiento de que estamos constantemente catalizando causas con cada pensamiento, emoción y acción.

¿Y las manifestaciones colectivas que nos rodean?  Está el tema de nuestros países y […]

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email