LA MENTE NEUTRA

LA MENTE NEUTRA

La neutralidad surge de un estado de unidad. No implica tolerancia, esfuerzo, control o cálculo. Es el estado de la inteligencia humana cuando no se encuentra bajo las presiones de la ambición o control externo. La Mente Neutra es la auténtica inteligencia del ser humano que abraza su humanidad y su divinidad. La postura por si sola libera una fuerza poderosísima capaz de transformar nuestro mundo. ZR

Todo estudiante serio de la Verdad se confronta con un gran desafutilisamos e acuerdo a un ío: adquirir neutralidad que empieza por si mismo. Tendrá que romper con el hábito de valoración y los automatismos del pensamiento y la emoción personalizados. Deberá cambiar radicalmente la forma de comprender y manejar datos, adoptando una percepción causal de la dinámica de vida. Esto requiere de una mente flexible que descodifica la percepción tomando distancia de su identidad personal.

Habitualmente aprendemos, comprendemos y nos relacionamos por medio de una mente lineal que administra eventos aislados y los imprime con un significado particular. Todo lo analizamos de este modo. Salvo en raras instancias, no utilizamos una visión holística, que en nuestro trabajo llamamos de “mente neutra” o “mente crística”.

Para acceder a esta mente hay que trascender el apego a la separación, el precioso ego e identidad especial. La mejor manera de flexibilizar la mente y sensibilizar las emociones es el Alineamiento Alquímico. En nuestra escuela, el trabajo de la Introspección tiene por objeto el estudio de las dualidades implícitas en nuestras creencias y comportamiento para alcanzar una perspectiva global. Sumada a la experiencia del alineamiento, la comprensión de esta mentalidad polarizada lleva al estudiante a percibir con nitidez.

 

Confundimos la inteligencia con la información que reunimos pensando en fórmulas, rematadas y valorizadas por el colectivo. Esa información es la mera suma de creencias, opiniones y comportamientos humanos obtenida por medio del pensamiento lineal y se refiere únicamente al mundo material y a sus reglas. Muy lejos está de la Inteligencia del Ser. Este tipo de pensar se transfiere, infelizmente, al mundo sensible. No hay emociones o percepciones en nuestra vida que no envuelvan el pensamiento evaluativo y rotulador.

La dinámica está construida sobre las dicotomías estándar, bueno-malo, útil-inútil y cómodo-incómodo que corresponden a la polaridad. Nos guía, protege y premia, pero solo a nivel de lo tangible físico. Aún el pensamiento matemático o filosófico entra dentro de estos parámetros, y la “meditación” cae en el mismo patrón incentivando la “ausencia” de pensamiento. Infelizmente, esta postura desvaloriza la inteligencia, lo que hace que resulte imposible la elevación del pensamiento y por lo tanto el refinamiento de la humanidad. La mente se limita a un nivel de concreción – inerte y categórica .

Parar la mente como nos piden algunas tradiciones es imposible. Más bien diría que es evadirse de la función esencial del ser humano y del propósito de la encarnación. La inteligencia humana está creada para acceder a mundos y niveles de realidad y actuar como puente entre ellos. Estamos destinados a desarrollar una mente flexible, capaz de funcionar en diferentes niveles.

El trabajo de un aspirante es adoptar una postura de neutralidad que comprenda los excesos, abrace los opuestos que gobiernan nuestra óptica, y los trascienda con sensibilidad: una mente holística u holográmica, que se conoce como la mente neutra o mente crística (sin las connotaciones religiosas).

Para comprenderla, primero hay que entender como funciona la mente común.

 

La mente común y el pensamiento.

Todos los días, la mente cataloga y asocia. Se ve obligada a hacer juicios, aunque sean momentáneos, para orientarnos adecuadamente y obrar en la sociedad. Responde al deseo por comprender, comunicar y pertenecer. Envuelve un consenso. Cualquier actividad, inclusive la percepción de una planta o un árbol, aplica el mismo mecanismo: evaluar o identificar basándose en un lenguaje físico y emotivo común.

El pensamiento revela un aspecto muy restricto de la inteligencia, sin embargo se ha convertido en juez y guardián de nuestra persona y nuestro mundo. Solo sabe medir polaridades y describir lo aparente, inclusive tratándose de emociones. Percibe cada cosa individualmente y luego la encaja en un conjunto. Contempla, maneja, interpreta, deduce y filtra lo que los sentidos y opiniones constatan, reflejando un legado histórico al adaptar y medir elementos apropiadamente.

En Alquimia Interior enseñamos a percibir con flexibilidad en vez de encajar. Para manejar y modular energías hay que usar un Foco Personal de Conciencia claro y concienciado (e.book CEP, “Cuerpos de Energía Personal”). Sin caer en intelectualismo o emocionalidad, aplicamos una observación que reconoce las causas duales. Ve más allá.

Se trata de la inteligencia sensible en vez de cálculo o deducción. Liberar la mente concreta de su cárcel categórica para revelar el poder genuino de la inteligencia cuya naturaleza es la neutralidad. Acercarnos a la transparencia que permite la manifestación del Ser individualizado.

No podemos manifestar el Ser y ver lo que ES sin haber franqueado las fronteras de nuestra identidad temporal. Y, ya que para ser de utilidad en este mundo necesitamos el ego en todo momento, en el proceso la estructura personal se deberá flexibiliza sin perder sus registros de información. Desafortunadamente, la persona automáticamente resiste salir de sus hábitos de dualidad, ya que sus sentidos continúan apegados a una visión polarizada de la realidad. Le cuesta reconocer su naturaleza doble, material y espiritual; su pensamiento continúa a vacilar entre bien-mal, bueno-malo, blanco-negro por un largo tiempo. Usualmente, lo que consigue es incrementar su tensión y frustración, enjuiciándose en lugar de corregirse.

Hay que ir por pasos. Empecemos por comprender la sensibilidad.

La sensibilidad.

La persona normal confunde sensibilidad con emoción y sentimiento porque no tiene otra perspectiva que la de su cuerpo y su realidad material. Por eso el Alineamiento Alquímico, que enseña la experiencia de percepción y movilización energética, es el primer paso.

La sensibilidad es el aspecto sutil del ego que subyace a las creencias. Las sensaciones producidas por creencias, vestidas de matices emocionales, reflejan valores subjetivos. Las emociones otorgan cohesión y cualidad. Dentro del compendio popular, todo adquiere descripción o categoría personal. Así es como por “amor” se entienden todo tipo de apegos, controles, condiciones y transacciones cuasi comerciales.

Librarse del personalismo es tal vez lo más difícil de hacer. Deshacerse de estas referencias significa para muchos arriesgarse a vivir una vida sosa. La conexión con la realidad mayor no ocurrirá hasta dar ese salto al vacío aparente apoyado únicamente en la experiencia directa (la fe) de la Presencia interior.

¿Cómo sería una sensibilidad neutra? Es la experiencia directa de la Inteligencia que incluye sensibilidad supra emocional.

 

La mente neutra.

La naturaleza del Yo es ver-sentir como un estado de percepción-actuación constante. La Mente Neutra es la Inteligencia real del ser humano conectada con múltiples niveles de sensibilidad y manifestación.

El tiempo es un reflejo de la materia y la polaridad (linealidad) del pensamiento. En la mente neutra, aunque consiste de la comprensión de todos los tiempos, el tiempo no es un factor aislante.

Ejemplo. “Vemos-sentimos” en momentos de gran júbilo, de intensidad energética parecidos a un “despertar”. En ese instante vemos, sentimos y sabemos simultáneamente. Lo llamamos “insight”, un destello de percepción que incluye las facultades concretas de comprender con la mente y sentir con las emociones. Una vez conectados con este estado de ser unificado, percibimos desde la Presencia y la personalidad conjuntamente.

La parte material siempre prima sobre la sutil mientras estamos en un cuerpo, aunque la una no debería excluir la otra totalmente. Esto significa que los apegos, los gustos, las conveniencias y la utilidad tridimensional física seguirán ejerciendo un fuerte atractivo hasta que despertamos plenamente. El proceso del pensamiento neutro conduce a otra manera de ver, sentir, y saber que no envuelve tiempo, o cálculo. Al contrario de la mente concreta, la mente neutra no envuelve tiempo ni conveniencia personal, ya que la percepción y la traducción al mundo concreto ocurre simultáneamente.

Pero esta inteligencia no es algo totalmente nuevo. Si paramos para recordar, encontraríamos momentos en que hemos utilizado la inteligencia de manera relajada, expansiva, en donde la visión que alcanzamos se equipara con una comprensión compasiva.

 

Observa la mecánica de la mente, tu mente. Toma nota que todo lo que ves está asociado a una conclusión o rótulo. Como ejercicio, observa ahora las cosas – objetos, personas, y lugares – tal como son. O sea, quítale las memorias asociativas. En vez de mirar la mesa del comedor y recordar donde la compraste o quién te la dio, como es linda o fea, la observas por lo que es – su forma, textura y composición – sin las asociaciones ya sean emocionales y psicológicas, o sociales y utilitarias, para llegar así a una apreciación directa. Este ejercicio te enseña como usar tu Foco Personal de Conciencia (FPC) sin la interferencia de las emociones y tus expectativas.

A otro nivel, ahora observa un conflicto entre dos partes, como por ejemplo la guerra interminable entre Israel y Palestina, el conflicto en Siria, o las tensiones raciales y religiosas en tantas partes del mundo. Busca alcanzar una percepción neutra, sin tomar partido. Toma nota si te cuesta llegar a ello, en cuyo caso te darás cuenta de tus propios prejuicios y creencias arraigadas. Por otro lado, si logras alcanzarlo, será desde una posición de inteligencia en donde tu mente está relajada. Ves los elementos componentes, inclusive el raciocinio, culpas y virtudes de ambos lados. Verás también la sucesión de hechos históricos, todos, sin detenerte en ninguno de ellos. Al mismo tiempo ves algo más.

Tienes la experiencia de una causalidad que comprende. Sientes con la mente. La mente adquiere una facultad sensitiva. En esta posición es posible ver LA solución, que no es concreta; es “inteligente” y “sensible”. Verás que no es un idealismo vago y difuso; es algo plenamente posible. Sabes que la paz y la coexistencia están al alcance. Comprendes cuales son los pasos posibles. Ves el pasado y el posible futuro. Esta es la visión de la Mente Neutra, la facultad de la Inteligencia del mediador (el concepto del Cristo) en ti. Sin esta mente no hay percepción de lo real; todo lo que creemos ver no ha sido sino una proyección de deseos.

Pasemos ahora a lo más difícil: verse a sí mismo. Desde el principio encaramos dos dificultades. Como estamos acostumbrados a percibir desde la conveniencia personal centralizada y la comodidad energética, la sensación de intensidad y desubicación nos resultará incómoda. Para verse con neutralidad, hay que tomar distancia de sí mismo y en alineamiento sustentar el foco neutro, cuidando de no caer en lo imaginario o lusorio.

La otra dificultad consiste en percibir detrás de las justificativas personales. Para ello, la voluntad del aspirante emerge, dando permiso o acceso a la mente lineal ahora desprovista de los filtros interpretativos. O sea, te observarás observando.

¿Cómo hacerlo?

 

Ejercicio de percepción desde la Mente Neutra: pasos concretos.

º Visualiza el Alineamiento Alquímico.

º Traslada tu atención del cuerpo físico y tu realidad habitual a la sensación de elevación y finalmente al foco establecido por la Presencia. Acelera vibracionalmente a la frecuencia de tu Presencia. Ya no estarás sujeto a las referencias del cuerpo aunque accedas a tus sentidos y a la sensación. Sustenta la experiencia energética acelerada mientras orientas tus sentidos de una nueva manera.

º Desde esa frecuencia mas alta MIRATE hacia “abajo”, al cuerpo. Al principio creerás que es imaginario y te costará creer que estás percibiéndolo. Sigue adelante. Enfócate. ¿Qué “crees” ver? Distánciate de tus emociones o expectativas. Te estarás observando neutramente.

º Una vez que hayas captado la experiencia del aspecto físico, pasa a sentirlo emocionalmente. En este momento te sentirás-sintiendo desde la perspectiva de la Presencia, que ahora se ajusta a un nivel dimensional superior.

º Re-oriéntate hacia una percepción global que viene desde tu Ser directamente. ¿Cómo “entiendes” esa persona que percibes (tú misma)? Permítete captar su lugar presente en su evolución. En este momento estarás usando la Inteligencia neutra y tu mente lineal estará a servicio de la inteligencia superior. No responde a tus deseos ni a las imperativas de tu mente lineal. Responde a la “impresión-saber” que experimentas globalmente. Permítete verla y saber. Toma todo el tiempo que necesites.

º En este momento intuitivamente comprendes la dinámica y a las posibilidades reales al alcance del Ser (tu misma). Es una nueva perspectiva que tal vez hayas vivenciado con otros pero nunca contigo mismo. Suelta cualquier trazo de apegos y expectativas personales. Del mismo modo que percibiste las posibilidades de paz para los lugares en conflicto en la descripción anterior. Toma nota de lo que percibes que antes no habías percibido. No te detengas en análisis ni nada que pueda bajar tu nivel vibratorio. Sustenta esa energía y estado de Ser-Inteligencia que inyecta su visión a tu mente lineal. Familiarízate con ella para poder evocarla en cualquier momento.

º Ahora estás en posición de crear una forma-pensamiento protectora y energizante para ti mismo. A seguir, acude a ella regularmente para afianzar el protocolo y aprender el manejo de esa energía en particular. Es la siguiente:

º Visualiza el conjunto de tu alineamiento incluyendo toda la gama de frecuencias altas y más bajas. Proyecta el Tubo de luz y a seguir el Circuito Electrónico. El rayo azul índigo dimensional aparece como una cortina a tu alrededor, una muralla. Pasa a sentirte dentro de esa muralla circular, al mismo tiempo que la proyectas y la sustentas desde la perspectiva superior con tu visualización. Te encontrarás en ambos lugares (ambas perspectivas dimensionales) al mismo tiempo, ejerciendo tanto tu mente neutra como tu mente lineal concreta.

Al principio te podrás sentir confuso, en conflicto, “haciendo” una cosa y después la otra. Con el tiempo, al relajarte, podrás sustentar las posturas visual, sensorial y sutil simultáneamente. Aprenderás como acceder a esa inteligencia sin la tensión que caracteriza la intención lineal. Podrás identificar y descodificar su dinámica de percepción global y descifrarla para uso concreto.

Acostúmbrate a sustentar esa protección y percepción. Repite la experiencia bajo diferentes circunstancias y lugares.

Aprenderás a aplicar la mente crística a todo, y la próxima vez que te encuentres en dificultades, perdida o confusa, irritada o con miedo… acude a ese complejo de visualización-sensación desde la Presencia y escucha-ve lo que realmente está ocurriendo y como percibes las soluciones. Aplica el poder de esa inteligencia para cambiar la distribución y voltaje de tu cuerpo emocional, mental y físico.

No habrán más excusas para no ver-saber. Pero mantén en cuenta: el pensamiento solo, aunque aparezca “neutro” no cambiará nada si no está acompañado por la experiencia directa y el manejo de las energías vitales y emocionales.

 

Si logras captar esta experiencia energética y psicológica, estarás en posición de aplicarla a situaciones de la vida diaria y a resolver problemas sin las exigencias, esfuerzos, o sufrimientos que usualmente acompañan el intento. Si eres capaz de verte sin tapujos, te abrazarás en el sentido neutro de la palabra. Te “conocerás” con la ternura del maestro que mira un niño reconociendo sus potenciales.

Al comprenderte aprenderás a cultivar tu individualidad y tu autenticidad. Lograrás usar la inteligencia sin juicios. El pensamiento se convertirá en una herramienta más, la más importante, ya que es la manera en como tu Yo maneja, orienta y condiciona la realidad.

Ante un problema, sea tuyo o de otro, sabrás colocar de lado tus reacciones personales (que siempre estarán ahí) y tus creencias fijas (legadas por el entorno), y percibirás las causas para poder manejar las energías y tener claridad. Habrás hecho tu parte, lo único que te pide la senda espiritual en la cual te has adentrado.

 

Conclusión.

A aplicar ahora las facultades de la Mente como: (1) la mente habitual, polar, parcial, conectada a las emociones y creencias personales y (2) la mente neutra imparcial, conectada a tu Ser.

 

Para mayor entendimiento y ampliación del tema, se recomienda la lectura de los manuales de estudio, los e.book “Cuerpos de Energía Personal” (CEP) y “Percepción”.

Nota para estudiantes practicantes: Incluyendo el trabajo sobre el ego personal, el ego no-personal, y el manejo de los cuerpos de energía personal (descritos en los e.book mencionados), la Introspección y el Cuadrado han sido pasos en esta dirección. Habría que salir de la perspectiva exclusiva de los ángulos del Cuadrado para percibir la unidad de la personalidad y reconocer su propósito, sus características, y su potencial original.

El manejo de los CEP que estudia la experiencia directa de los campos de energía ya te para esta percepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email