CREENCIAS Y FORMAS-PENSAMIENTO LIMITANTES

CREENCIAS Y FORMAS-PENSAMIENTO LIMITANTES:  Alquimia Interior y los patrones emocionales

(basada en la práctica de la Introspección : http://www.lamujerinterior.es/category/conocete/)

Guía Practico 

Synchronicity-and-the-Secret-of-the-Co-creator0

EL PROCESO “NATURAL” INCONSCIENTE 

 

CÓMO LAS CREENCIAS SE INSTALAN EN NUESTRO SISTEMA

Durante los primeros años de vida, los pensamientos y creencias de la realidad que nos rodea entraron en nuestros cuerpos y colorearon nuestra personalidad. Como energías, esas creencias y pensamientos se grabaron a nivel celular y establecieron circuitos de retroalimentación automáticos.

En ningún lugar el dicho “el tiempo es una ilusión” se hace más obvio que en nuestras respuestas emocionales. Nuestros cuerpos siguen reaccionando a los viejos estímulos en lugar de responder a la realidad actual.

Nuestros sentidos y facultades, grabados en las primeras etapas, distorsionan continuamente nuestra percepción. Ponemos atención sólo en los desencadenantes externos. Calculamos en lugar de sentir. Nos definimos de acuerdo a las expectativas y determinamos los acontecimientos mentalmente con nuestra fuerza de voluntad, en lugar de fluir con la vida.

 

LA “SOLUCIÓN” TRADICIONAL

Nuestra sociedad intenta manejar esta situación y el “incomodo” que nos causa ofreciendo métodos basados ​​en la comprensión intelectual, en reemplazar el pensamiento negativo por la afirmación positiva; en técnicas corporales que generan sensaciones físicas; en la liberación emocional que se orienta a conseguir un alivio momentáneo… Y en terapias de distracción en general.

Nada de esto ofrece un cambio duradero porque la programación emocional temprana sigue estando en nuestro sistema físico para toda la vida útil. No podemos borrarla ni modificarla.

Todo lo que podemos hacer es desactivarla por “medios alquímicos”. Esto no es tan fácil como alterar un pensamiento, puesto que el espacio que hay entre la actividad mental y la inteligencia de la Conciencia es cualitativo.

El acceso a las energías que construyeron nuestras limitaciones y miedos se hace sólo a través del poder de la Consciencia, más allá del pensamiento o entendimiento.

 

CÓMO IR MÁS ALLÁ

En la Terapia Primal (una técnica ideada por Dr. Arthur Janov en los años 60) aprendí a retroceder en el tiempo a fin de revelar y revivir huellas dolorosas.

Algunos la llamaron “The Primal Scream” (literalmente “El Grito Primal”), pero al gritar nos estamos protegiendo automáticamente del dolor, escapando de la profundidad, y eso nos impide penetrar en la matriz, allí donde el nexo del sentimiento se forjó originalmente.

Llegué a comprender que lo que trae la sanación no es la fuerza de la violencia que las primeras heridas provocan en nosotros, ni los recursos que se emplean para disfrazarlas y “arreglarlas”. Ningún tipo de liberación emocional o “entendimiento” marcará ninguna diferencia duradera. Es lo que sucede más allá de eso lo que lo conseguirá.

La sanación ocurre cuando somos capaces de reabsorber, integrar y volver a canalizar la intensidad del sentimiento en el que se forjó una creencia emocional. Como en toda sanación, es doloroso trabajar con una herida abierta.

 

consciousness-projection

 

EL ENFOQUE ALQUÍMICO DESDE LA PROFUNDIDAD

Es un proceso energético completo en el que todos tus cuerpos deben estar involucrados. La calidad emocional, junto con la impresión verbal y la impresión visual originales, son fundamentales.

Aquí incluimos una guía de este proceso:

 

1. RECONOCER LAS PROPIAS CREENCIAS

Comienza por hacer una lista de las creencias que sostienes. Para las mujeres, suelen estar relacionadas con lo que la mujer es o lo que debería ser, muchas de las cuales tienen connotaciones negativas.

Por ejemplo:   

Las mujeres son débiles.

Las mujeres son demasiado emocionales.

Las mujeres necesitan un hombre para ser completas.

Una vez que la lista se ha hecho, identifica los pensamientos que has asociado con esa creencia. ¿Cómo se aplican en tí? ¿Cómo los utilizas?

No te quedes en la superficie, entra más profundamente.

Encuentra las asociaciones ocultas, los sentimientos básicos, de raíz, pero, sobre todo, esos “sentimientos-pensamientos” bien arraigados de los que te estás continuamente defendiendo. Sin duda hay un área especial que ha dado lugar a varias expresiones diferentes.

Por ejemplo:

¡No soy capaz de hacerlo sola!

Mi opinión no cuenta.

No debo enfadarme ni gritar.

¡No puedo vivir sin “él” (o cualquier otra persona)! 

Y hay más de una categoría. Trabaja únicamente una cada vez.

 

2. ENCONTRAR EL CONTEXTO ORIGINAL Y LA EMOCION ASOCIADA

Toma conciencia de qué sientes, de qué emociones y qué recuerdos afloran en ti como asociados a estas creencias y a las frases que los disparan.

  • ¿Quién las dijo?
  • ¿Qué pasó cuando fueron pronunciadas?
  • ¿Qué efectos causaron y causan ahora en tí?

Por ejemplo:

Me pongo tensa y me enfado

Mi mente no funciona correctamente

Me “caigo”… (me desmorono)

 

3. OBSERVAR Y AFINAR LAS FRASES

Ten cuidado de no limitar tu observación por etiquetas o significados que aparezcan.

La mente solo es un recipiente; pero es la que te dio esas impresiones, su forma, y aún continúa haciéndolas más y más grandes y presentes en tu vida bajo el pretexto de “protegerte”. El contenido mental no tiene sentido sin las energías físicas y emocionales que lo apoyan.

¿Cómo reaccionas físicamente? ¿Con qué frase lo expresarías?

Por ejemplo:

Detrás de la rabia me encuentro impotente y asustada.

Detrás de los celos me siento rara o inadecuada.

Nunca nada es suficiente.

La gente se aprovecha de mí.

Soy indigna, no merezco… (soy fea, un monstruo, etc….)

La identificación de la frase inconsciente resuena en ti como tocar un acorde doloroso.

Sigue esas frases hirientes a las que reaccionas aún en tu presente y llévalas a un plano más profundo. Sigue el curso de tus emociones porque ellas te conducirán a una mayor profundidad.

No prestes demasiada atención, sólo siente. No te pares a reaccionar.

Sigue profundizando. Encontrar estas frases ya es la mitad del trabajo.

Sólo tú sabes lo que te duele y cuán profundamente. En lugar de evitar la sensación dolorosa, en Alquimia Interior aprendemos a abrazarla y a transformarla. Se necesita coraje, nadie puede hacerlo por ti.

EL OBJETIVO ES ENCONTRAR LA FRECUENCIA EMOCIONAL EXACTA QUE SE AJUSTA A LA IMPRONTA DEL PENSAMIENTO.

Podría ser algo que alguien te dijo o algo que observaste precozmente o incluso algo que te dijiste a ti misma. Y esa creencia se ajustó a ti como si de un traje hecho a medida se tratara. Esta es la razón por la que las palabras exactas son tan importantes.

 

4. SUBLIMACIÓN

La fuerza “emocional” es lo que presta su cualidad a la forma-pensamiento. Necesitas descubrir en qué consiste y cómo esta energía se diferencia de la energía mental o de la energía física.

Para esto, es necesario que discrimines el movimiento energético y su efecto en el cuerpo físico, en el cuerpo emocional y en el cuerpo mental.

Esta frecuencia emocional particular está adherida a una frase, la cual está profundamente arraigada en el cuerpo emocional gracias a tu propia vitalidad física y mantenida allí.

Y sólo puede ser alterada (transmutada) con el mismo tipo e intensidad de energía. Esto significa que se debe sustituir por otra “cualidad” emocional.

Se trata de “sublimar” en el sentido alquímico.

Esto es el núcleo de la transformación o “transmutación”. A menos que la transformación ocurra, el mecanismo defensivo original continuará funcionando en proporciones cada vez mayores, paranoicas, distorsionando toda nuestra respuesta a la vida.

Una vez más, el trabajo básico de la Alquimia es la identificación de los tres tipos de energías que manejamos todos los días: la física, la emocional y la mental.

Distingue los diferentes tipos de energías sin incurrir en etiquetas, significados o propósito.

Siente la diferencia según lo que ocurre cuando sientes las energías en/de tu propio cuerpo físico, en lo que sientes cuando estás en el torbellino de alguna emoción, en cómo tu ser responde a los diferentes tipos de pensamiento. Son energías distintas.

Experimenta, siente y practica tú misma comparando y contrastando las frecuencias. Este es el “A-B-C” de la Alquimia Interior.

Para distinguir adecuadamente las energías necesitas eliminar cualquier tipo de “evaluación” o “juicio” ya que éstos sólo transforman la energía emocional en energía mental.

Ten en cuenta que en la exploración de diferentes tipos de frecuencias emocionales, ninguna cualidad energética es mejor que otra. En Alquimia Interior, estos son los ingredientes con los que trabajamos.

Lo que hace que la energía sea “negativa” es la intención o el significado que le asociamos. Recuerda que, básicamente, la ira es intensidad y el miedo es discernimiento.

Quita las etiquetas y simplemente siente lo que la ira y el miedo provocan en tu cuerpo, en tu mente y en tus emociones. Al final, es probable que el voltaje de la forma-pensamiento que actúa como gatillo sea el mismo que la versión final consciente, pero su “cualidad” es otra totalmente diferente.

Así, lo que era rabia (sentirse ofendida, humillada, etc.) puede emerger como una capacidad profundamente poderosa y compasiva (sentir qué impulsa a los demás, cómo se sienten los otros).

El mero entendimiento desde la lógica o el razonamiento de esta transformación no va a producir las frecuencias energéticas que siguiendo el proceso emanas con todo tu ser bajo la voluntad y guía de la Conciencia. 

La Conciencia (más allá del pensamiento) es una frecuencia mucho más poderosa que la de la mente pensante. Sólo la Conciencia es capaz de manejar, transformar y alterar la forma en cualquier nivel.

 

LA PRÁCTICA DE LA “INTROSPECCIÓN”

El proceso completo descrito anteriormente no es fácil de realizar. Se requiere de práctica constante para dominar estas energías y la discriminación necesaria para la sublimación.

El dominio se consigue a través de la práctica de la “Introspección corta”.

Cuando descompongas una forma-pensamiento (según las instrucciones), debes revisar / recordar / revivir los tres tipos de energías (física, emocional y mental).

Sólo cuando se hace así, se puede proceder a sustituir la frase limitante original por la forma-pensamiento consciente construida a partir de las tres energías “revisadas”. Ahora el cuerpo se re-educará en nuevas modalidades de expresión.

Por favor comprende que no se trata del “significado” sino de “la cualidad de la sensibilidad que inyectamos a la vida” lo que marca la diferencia. Esta sensibilidad es una cualidad de Verdad. La Verdad es útil y constructiva sólo si la intención y la manera en que se transmite se embeben de Consciencia.

El recuerdo del dolor no se borra; es parte de una valiosa experiencia en el aprendizaje del manejo energético. Pero sí que el recuerdo queda “desactivado” y, entonces, ya no tiene poder para desencadenar esa serie de mecanismos negativos y destructivos que nos vuelven ciegos a la Realidad.

 

Nadie puede hacerlo por ti, porque es tu propia vitalidad y facultades las que están involucradas en la construcción de tu mundo. Tu mente ofrece ayuda colateral pero no es la fuerza que dirige. Es la Consciencia.

 

aura-czlowieka

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email