CONÓCETE XVII – LA ALQUIMIA NUESTRA DE CADA DÍA – PARTE I

CONÓCETE XVII  31d958a695e0c31eab39d8c27b59b2dd: LA ALQUIMIA NUESTRA DE CADA DÍA – I

La disciplina de la vibración:  Principios del hermetismo

 En nuestro tiempo, se le conoce a Saint Germain como el padre de la alquimia moderna, practicante de ritualismo, ceremonia y diplomacia. Se dice que en una vida pasada fue Paracelso, el célebre reformador renacentista que inspiró a la humanidad a valorar la intuición directa del mundo sensible. Si aún vamos más atrás, lo encontramos en el mítico personaje de Thoth, que además se conoció como Hermes, un Rey-Sacerdote Atlante quien fundó una colonia en el antiguo Egipto después del hundimiento de Atlántida. Por unos 16,000 años este personaje al cual le debemos el legado del “hermetismo” guía básica de toda escuela de metafísica y esoterismo, gobernó la antigua raza de Egipto, desde el 52,000 AC aproximadamente al 36,000 AC.

 Hermes, llamado el Trismegistus por su obra que abarca los tres mundos de la manifestación, definió el fundamento del procedimiento oculto. En las siguientes páginas hablaremos de su legado, los principios, premisas, y el simbolismo de sus fórmulas, aplicándolo a nosotros mismos, como la Alquimia Interior. Así es cómo funciona el universo dentro nuestro y fuera y como se afectan entre sí.

Mi propósito en transmitir esta información aquí no es presentarles información compleja y erudita, convertirlos en alquimistas medievales, apelar a la mente crédula, o instigar el método científico. Es mucho más sencillo e inmediato: facilitar la comprensión de fórmulas cubiertas de simbología arcaica que se aplican a nuestras vidas y a la transmutación y sublimación sencilla de que somos capaces en el día a día. Es inspirarnos a asumir responsabilidad por la creación de nuestros mundos y como humanidad crear un mundo mejor.

 Hay poco que es novedoso hoy, pero en la época de Hermes Trismegisto y en los miles de siglos desde entonces, su legado fue comprendido por muy pocos. Ahora sus principios, integrados como están en la cultura global, nos ayudan a entender nuestro mundo y a descodificar creencias que se transmiten a ciegas, notablemente la rueda de causa y efecto, la dinámica kármica, y la existencia de lo que llamamos “dharma” o ética universal. Lo vemos en términos energéticos sencillos que son tan válidos hoy como en todos los tiempos.

 Lo universal distingue a los grandes pensadores de la antigüedad. Cuando en los textos alquímicos se habla de “todo” es todo: elementos, objetos materiales, y la humanidad incluida. Descubrimos que la manifestación de todo tipo obedece a reglas de vibración, y actúa bajo un instinto “inteligentemente” de la misma manera que la ciencia moderna hoy afirma.

Por favor mantén en cuenta como el texto siguiente se aplica a tus pensamientos, sentimientos y acciones, y como esto afecta las manifestaciones en tu mundo.

 La disciplina de la vibración 

  1. Todo está en constante movimiento y vibración
  2. La vibración es instinto inteligente
  3. Todo encaja o combina vibracionalmente
  4. Cada manifestación es una acción, resultado de una creencia

 Hasta aquí lo comprendemos sin dificultad. Emitimos vibraciones por medio de cada acto, pensamiento y sentimiento, basado en la naturaleza de nuestras creencias.

 Las siguientes premisas requieren una breve explicación. 

  1. Lo que “combina” es perfecto.

 La coordinación alcanzada entre frecuencias que son iguales, se acopla. La “combinación” es una unidad de coherencia energética. En nuestro mundo atraemos lo que llevamos dentro, sea que lo deseamos o que lo rechazamos. “Perfección” es lo opuesto a frecuencias que se oponen o se destruyen mutuamente y es lo que permite una expresión o manifestación más lúcida o luminosa.

  1. La manifestación “cree”.

 El conjunto “cree” en el sentido de funcionar de modo predecible o inteligente.

  1. La creencia siempre manifiesta. 

Refleja la inclinación natural de toda identidad por expresarse. Sea ello nuestra intención o no, todo lo que hacemos acarrea una consecuencia. 

  1. La vibración atrae
  2. La atracción vibra
  3. La vibración atrae más creencia

Las consecuencias establecen más creencias que se unen a nuestra “mochila” de creencias. Refleja el efecto dominó o catalítico de cualquier forma en respecto al efecto. Igual atrae o refleja igual, tanto en causa como para efecto.

Y finalmente.

       11.  La creencia atrae más manifestación  

       12.  Mas manifestaciones atraen vibraciones que combinan

 Y veremos los resultados en nuestra vida diaria como manifestaciones y campos energéticos a nuestro alrededor.

La alquimia

 Ya hemos establecido en artículos anteriores que al alquimista no es alguien que ejecuta fríamente sin participar como ente consciente en su proyecto. Él o ella ES, por su mera presencia como inteligencia consciente, el factor que transforma la materia. Para toda operación los dos ingredientes necesarios son la conciencia y la materia; la alquimia es el resultado de la interacción de estos dos. Ambos residen dentro de la estructura del ser humano y el mayor y más importante es la generación y sustentación de la frecuencia modulable de la Conciencia.

 En los textos antiguos muchas veces se habla de “purificación”, en particular del alquimista. Las tradiciones meditativas de la actualidad reiteran ese propósito. El cuerpo está purificado cuando el impulso automático de las pasiones ya no domina. Entonces es capaz de sustentar las altas frecuencias características a la práctica de la alquimia, sin distorsión, a través la fuerza aplicada de la mente superior.

 A través del ser humano, la creación ocurre como resultado de la dinámica activada por el mundo de Ideas o de Perfección actuando sobre las fuerzas primarias que impulsan la actividad en los mundos de experiencia. O sea estados dimensionales de expresión (http://www.lamujerinterior.es/el-eterno-infinito/ ). Los moldes para la manifestación proceden siempre de la inspiración que emana de las dimensiones superiores y se concreta en la tercera dimensión aquí y ahora.

La boda alquímica o la gran obra

alchemical-wedding-by-emily-balivet

Esta es la fórmula para la creación de la piedra filosofal, otro término para el “anthropus” o ser humano realizado. Describe la interacción de la Conciencia y la materia física del alquimista, que es análogo a la copulación entre los géneros.   La frecuencia de la Conciencia acelera el ritmo de la materia, culminando en su “espiritualización”. Lo que existe latentemente se vuelve manifestación en perfección, luminosa o divina. En el ser humano como en cada forma física duerme el Espíritu; la voluntad consciente del ser humano anima o cataliza el regreso a un estado original de “pureza”, refinando su forma y evocando el cuadro de las dimensiones superiores de “perfección”.

Términos

 He aquí unos cuantos términos que se usan frecuentemente en la alquimia tradicional. Tienden a perderse en la complejidad de una simbología arcaica.

MATERIA PRIMORDIAL. Se refiere a la textura luminosa (Luz-substancia) de las dimensiones superiores, que contienen toda posibilidad. La “materia lúcida” se convierte en materia densa y visible con la ayuda del “fuego mágico” (Conciencia como “disolvente universal”) del ser humano, en modulación consciente en las frecuencias de inteligencia superiores. O sea, al pensar un concepto lo cualificamos y le damos forma.

ESPIRITU UNIVERSAL. Es el principio vital, el Punto de Luz que reside en el núcleo atómico de toda forma, la esencia que anima o moviliza la materia primordial, el Principio Masculino idéntico al Sol Central del universo. La manifestación se obtiene por medio del agua, la emoción pura, la fuerza de amor o principio de coherencia, el Principio Femenino. En resumen, es la creación que ocurre cuando inyectamos un pensamiento con emoción.

FUEGO SECRETO. Emerge como resultado de la actividad de los Puntos de Luz en la Materia Primordial. Es el poder eléctrico o ígneo de la fuerza primordial. A veces se concibe como la llama violeta, otras como la actividad del amor, capaz de crear como de destruir. Como la pura energía de amor, se conoce como el espíritu crístico, el fuego de Moisés, y en nosotros como la inspiración santo espiritual. Los centros inferiores lo contienen y lo expresan como el combustible “kundalini”.

Las cuatro leyes de la alquimia: 

l. Seguir la naturaleza.

2. Dirigirse primero a la sabiduría (concienciación) y luego a la obra (el trabajo consciente).

3. Seguir solo un enfoque o disciplina.

4. Mantener la armonía. O sea cuidar que el “fuego” (el principio de vibración) no se apague y permanezca constante.

De estos cuatro las que más requieren de atención son las dos últimas. Ante la tendencia contemporánea por el diletantismo es importante mantener un foco disciplinario y mantener la consciencia de armonía. 

Las cinco observaciones en la práctica de la alquimia: 

  1. Discernimiento – conocer la materia prima dentro tuyo
  2. Voluntad – usar la fuerza del pensamiento y de la emoción impersonalmente, con pureza. (Se llama “la sangre del león” más “el gluten blanco y puro del águila”.)
  3. Aceptación – saber evocar y sustentar el fuego sagrado (elevando el nivel de la Conciencia).
  4. Aplicación – actuar con justicia, la medida equilibrada.
  5. Fe – dejar que la naturaleza actúe libremente.

Ahora revisa el conocimiento de ti mismo: como conoces y manejas tus fuerzas mentales y emocionales, y el grado de disciplina y poder que aplicas en tus actos.

Igual atrae igual. 

(a ser continuado)

 

2 thoughts on “CONÓCETE XVII – LA ALQUIMIA NUESTRA DE CADA DÍA – PARTE I

  1. remigio pairetti . ME SIENTO FELIZ DE ESTAR VIVO ........... ¡ Y DESEO SABER PARA QUE ! .

    GRACIAS POR ESTA INFORMACIÓN ESTOY LEYENDO A ZULMA ….NUEVAMENTE GRACIAS…..

  2. maria helena canals

    la descripción del regreso a casa por el camino del alquimista, es IMPECABLE, me deslumbras z.
    es asi como el mago crea su mundo, lo altera, lo construye? como hace con cada entorno no para modificar sino pare seguir siendo consciente de si mismo a pesar dela realidad que lo rodea y de las demandas del medio en que se encuentra? como sabe cuando retirarse o permanecer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email