Conócete X: Personalidad es una Forma-Pensamiento

12holistic_healing

Es admirable luchar por lo que creemos, por lo que nos apasiona, por lo que amamos y mantenemos como un ideal en un mundo que nos ofrece la libertad de expresión.  Estas cosas podrán definir lo que nos apetece y lo que nos divierte, pero ir tan lejos como decir que definen “quién” somos sería inapropiado.  Es absurdo cuando una persona se identifica con etiquetas que describen desde la apariencia, características de comportamiento, religión, o hasta preferencia sexual, diciendo “¡esto es lo que yo soy!”  Estas son cualidades, sentimientos y creencias que circundan la fuerza interior que les presta poder.  La sociedad confirma este proceso expeditivo de identificación que le permite manejarnos como si fuéramos un producto.  Lo que es peor, mucho peor, es que nos definimos unos a otros y a nosotros mismos de esta misma manera.

Un ser humano no es un objeto que pueda ser definido.  La psicología puede observar el comportamiento de la personalidad y catalogarlo, pero nunca podrá etiquetar un ser humano.  Este representa un espacio amplio de posibilidad: un foco central, invisible y todo-poderoso, que se crea a sí mismo y a su mundo.  Por medio de su voluntad, construye todo tipo de formas, las cualifica y las dirige al mundo para jugar con ellas y vivirlas.  Es libre de adherirse a cualquier forma que concibe y libre para crear infinitud de otras.  Un ser humano es independiente de sus creaciones.  Debemos comprender esto si hemos de ser personas poderosas y felices que puedan alterar el mundo favorablemente.

“¿Qué soy? Es tal vez la pregunta más importante que un ser humano pueda hacerse.  La respuesta determina si es libre de crear y vivir sus creaciones plena, consciente y extáticamente, o si permanece atrapado por los estilos, presiones y tiempos de la mente colectiva.  Obviamente, descubrir lo que realmente somos no está en los intereses de la sociedad.

Somos una fuente electromagnética que, por virtud de estar inmersos en la materia, tenemos la habilidad de usarla.  Nuestras creaciones más importantes son el cuerpo y la personalidad.  Los modificamos constantemente y todas nuestras creaciones parten desde esa perspectiva básica.  Todo lo que hacemos en esta tercera dimensión es un juego de energías que emitimos y recibimos, creando un baile con los elementos.  Estamos constantemente manejando agua, fuego, tierra y aire por medio de cada deseo, rechazo y proyección grande o pequeña, emitida o percibida.  Cada forma obedece la voluntad del emisor y regresa a él con mayor fuerza.  Esto es un hecho que puede tanto ser bueno como terrible.

Nuestra personalidad está compuesta por una multitud de unidades menores, o pensamientos, animados por el apego emocional.  Estas preferencias, manías, obsesiones y detonantes, condicionamientos y reflejos determinan el comportamiento que exhibimos.  Como sub-personalidades, adquieren vida por medio de nuestro envolvimiento, alimentándose de las energías liberadas por el cuerpo, mente y emociones.  Permanecen alrededor nuestro, su creador, hasta que hambrientas, una vez más exigen que las alimentemos.  Producen una experiencia tan intensa de identificación como piel, sentimiento personal y creencia subjetiva, que no es de sorprenderse que el sujeto llegue a creer, “¡esto es quién soy!”

No tenemos conciencia de construir las formas-pensamiento de la personalidad; meramente respondemos a imperativos del cuerpo, apetitos emocionales e ideas atractivas.  La identificación ocurre tras un período de tiempo.  Respondemos a hábitos en la casa o seguimos la corriente de la actualidad, la moda, las necesidades y conveniencia de la época.  De repente el comportamiento que demostramos parece comprobar que esto es, de hecho, lo que somos y no tenemos un sentido de haberlo permitido.  Los pensamientos y sentimientos de otros se anidan en nuestro cuerpo, mente y emociones.

Tanto tiempo como existe la humanidad, y tal vez hasta antes, las formas-pensamiento han estado en el núcleo de la enseñanza espiritual de los círculos internos.  Una forma-pensamiento es una unidad que contiene ambos tipos de poder que el ser humano posee.  Requiere la activación de nuestros poderes naturales: la movilización de energía vital, mental y emocional.  También requiere Conciencia indiferenciada.

Como arriba es abajo; en nuestro mundo de todos los días, investimos nuestras creaciones con nuestra propia “substancia” aunque seamos incapaces de verlo.  La creaciones pueden ser tangibles, pero son también intangibles, tal como los anhelos, un deseo, un pequeño proyecto.  Cada creación empieza como un molde que construimos por medio de la visualización y el sentimiento, en otras palabras por una imagen mental y una emoción.   Cada imagen proyecta energía vital.  Esto es conocimiento energético estándar en las tradiciones esotéricas.  Las formas-pensamiento son el ingrediente básico de la Creación.

No todas las formas-pensamiento son iguales.  Una bien hecha está construida por una mente enfocada, coloreada por energía emocional lo suficientemente flexible para sustentar las fluctuaciones de nuestra libido y las influencias del mundo circundante. Es una construcción deliberada y no un vago deseo, una expresión de ira repentina o un pensamiento-deseo.  Si la emoción es suficientemente fuerte, la forma-pensamiento tiene posibilidad de durar y alcanzar su objetivo efectivamente.  Si la creación está construida bajo impulso emocional, proyectará ese tono a su objetivo.

La cualidad de la emoción determina la forma-pensamiento y su alcance.  Un pensamiento construido sin emoción permanece con el sujeto, rodeándolo a él o ella y a menudo adherido al aura.  Una emoción equilibrada y consciente, cuando viste un concepto inteligente, lo anima y lo moviliza hacía su fin con éxito, trayendo a su regreso lo mismo aumentado.  Las formas-pensamiento personalizadas, sin importar lo poderosas que sean, son emitidas con velocidad supersónica pero efectúan caminos que son igualmente extenuantes para el sujeto.

Para mi gran horror, Daskalos, el maestro que me enseño esto, decía que una vez creada, la forma-pensamiento nunca podrá ser disuelta.  Como extensión de nuestro propio ser, o personalidad, vive para alcanzar su objetivo.  No hay arrepentimiento o segundas intenciones que valgan.  El único recurso es tomar conciencia y construir formas-pensamiento paralelas.  Estas, hasta cierto punto, alivian los efectos severos generados automáticamente por deseos o formas-pensamiento impulsivas, personales y emocionales.

Mientras que nuestra sociedad presta tremenda importancia al pensamiento positivo y la apariencia harmoniosa, no nos ayuda realmente a construir formas-pensamiento positivas.  Se le presta poca atención al importante ingrediente de calificación emocional.  Cuando una forma-pensamiento es acompañada por emociones realistas, sensitivas, inteligentes y generadas conscientemente, los efectos son duraderos, sanadores y re-estructuran nuestro mundo.  Las emociones generadas deberán ser tan potentes como la claridad del pensamiento.  Juntos crean una condición humana mejor.

Dada nuestra condición, infelizmente la mayoría de los pensamientos son automáticos, accidentales, mal formados, caprichosos, confusos y carecen de la precisión y fortaleza de una mente bien formada y las emociones no llegan a más.  Estas salpican y se dispersan casi inmediatamente, creando basura a nuestro alrededor y en el mundo astral, irritando a todos los que se nos acercan y pesando sobre nosotros, en vez de crear cataclismos genuinos.  Siendo así, estos malos hábitos contribuyen a la discordia en nuestro mundo y clima.

Así que, ¿qué podemos hacer?.  Cabe pensar que tenemos que concienciarnos no solo de la temática de nuestros pensamientos y emociones, si no más urgentemente de la cualidad energética que disparamos automáticamente.  Distanciarnos de nuestro pensamiento solo reprime las formas-pensamiento, enterrándolas más profundamente; sustituirlas apenas imprime una forma más digerible sobre la versión antigua, sin tocar las emociones de base que continúan actuando.  Crear un espacio entre los pensamientos, como nos enseña la meditación oriental, ayuda a soltar nuestro apego pero no alcanza a la causa dentro de la naturaleza del meditador que continua a crear más de lo mismo. Solo observación como concienciación y el manejo consciente de los diferentes tipos de fuerza como experiencia, nos permitirán dominar la construcción de formas-pensamiento hasta que se conviertan en vehículos positivos que sirven propósitos evolutivos.

Lo que somos es enteramente independiente de nuestras creaciones, pero lo que “pensamos” ser está totalmente atrapado por ellas.  A menos que comprendamos nuestro poder de creación, particularmente como se aplica a nuestro vehículo primario de expresión, la personalidad, ésta continuará a ser controlada por ellas.  Esto ocurre dentro de cada uno de nosotros de manera aparentemente inofensiva y a veces extraña.

Las partes más difíciles y oscuras del subconsciente que todo cualifica, están construidas sobre formas-pensamiento negativas e inconscientes.  Los próximos artículos en esta serie, “Conócete” ilustrarán como esto funciona en la ira, el orgullo, la envidia y los otros llamados Siete Pecados Capitales que influencian, directa e indirectamente, las personalidades “normales”.  Ya veremos lo que podemos aprender y rescatar de ello.

 

Continuación de “Conócete” II, IV, y V  (original publicado 8 julio 2013)

4 thoughts on “Conócete X: Personalidad es una Forma-Pensamiento

    1. theinnerwoman

      ¡CUANTO LO SIENTO! QUISIERA DECIRTE QUE ES SENCILLO, PERO NO LO ES. POR ESO ES QUE NO ES INFORMACIÓN PÚBLICA. PARA ENTENDERLO IMPLICA ACTUAR SOBRE ELLO, LO QUE SIGNIFICA RESPONSABILIDAD. Y… NO TODO EL MUNDO QUIERE SABERLO. – ¡GRACIAS POR TU COMENTARIO TAN NATURAL! xxx ZR

  1. Pilar Díaz Forero

    Esta excelente este tema y como hecho a la medida de lo que estoy trabajando conmigo ahora, estoy empezando a ser consiente de mis reacciones e identificando como voy construyendo mecánicamente esos sentimientos que pueden ser rabia u orgullo u otros, pero no se como cambiar o arreglar o cualificar esas reacciones. Lo que se me ocurrió hacer fue repetir un mantra mientras me estaba haciendo consiente de ello para controlar lo que iba apareciendo que cada vez se iba haciendo mas grande, digamos que esto sirvió para que no se convirtiera en un monstruo, pero no se si es la manera de trabajarlo, que hago?
    Además te cuento que el ejercicio me encantó, por que me estoy conociendo ahora si realmente, descubriéndome, estoy feliz.

    1. theinnerwoman

      ¡GRACIAS PILAR! ESTE ARTICULO HACE PARTE DE UNA SERIE DE CUATRO PARTES PERO PARA NO ABURRIR DEMASIADO AL PUBLICO YA MIXTO, INTERCALARÉ OTROS ARTICULOS ENTRE MEDIO. “CONÓCETE XI” APARECERÁ EN DOS SEMANITAS. CADA PARTE ES BASTANTE “DENSA” DE INFORMACIÓN Y LE HE SUGERIDO A TODOS MIS ESTUDIANTES ESTUDIARLAS DETENIDAMENTE. ES MATERIAL FUNDAMENTAL PARA NO SOLO NUESTRA EXPANSIÓN DE CONCIENCIA SI NO PARA LA EVOLUCIÓN DE LA HUMANIDAD. ¡MANTENGÁMONOS EN CONTACTO! xxx ZR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email