Conócete IX

CONOCETE IX
(continuación de “Conócete V, la Conciencia”)los elohim

ASPECTOS DE LA CONCIENCIA, Los Siete Elohim

Los aspectos más elevados de la Conciencia disponibles a nosotros de forma muy sutil, se encuentran en el Silencio.  Es el lugar en donde la Mónada se fragmenta al pasar por una especie de prisma hacia la condición humana. La expresión múltiple de la divinidad representa la fuente de la Inteligencia, o Mente como la conocemos.

En algunas tradiciones a esta gama de frecuencias se las llama “Elohim”, Dios como pluralidad de emanación.  Esta tremenda fuente es una potencia pacífica de éxtasis perfecto, sentida como una presión no-localizada a un nivel intuitivo.  Existen diferentes gradaciones como movimiento, ritmo y color.  Aquí la experiencia de la mente y corazón se funden en una.  El pensamiento está ausente y también la emoción personal.  Sin embargo la calidad de esta resonancia es tanto Amor como Inteligencia.

Usualmente no reconocemos estas frecuencias refinadas.  Nuestra preocupación habitual “aquí abajo” es con los efectos prácticos de la Inteligencia en vez de su vibración calificadora.  En meditación, a este campo también se le llama “No Mente”, o el “Gran, Gran Silencio”.  En la meditación a seguir tendrás la opción de permanecer en esa experiencia para renovarte en la ausencia de toda imagen, o permitir que tus sentidos internos capten brevemente algo de lo que es el derrame majestuoso de fuerzas, corrientes y vértices cambiantes que esencialmente modelan nuestros mundos.

Hablamos de frecuencias que comprenden tremendas abstracciones como Libertad, Paz, Sabiduría, Visión, Equilibrio, Pureza, Voluntad.   Apenas consideraríamos estos conceptos, ideales, o facultades como siendo campos vivos vibrantes; aún así, dentro de cada uno de estos atributos de Inteligencia Perfecta (divina), encontramos los ingredientes para nuestras funciones más comunes de pensamiento, administración, evaluación, liderato, claridad y creatividad, tanto la energía eléctrica, como el poder magnético por detrás de la atracción de la sustancia para la construcción de mundos.

Para acceder a las frecuencias de estos campos inteligentes, o Seres que expresan estas características elevadas, podríamos prepararnos apropiadamente, alineándonos, despejándonos y afinándonos a su frecuencia dentro de nuestro Yo.  Por ahora ya sabes que todo se encuentra dentro tuyo.

El Fuego Sagrado en el corazón ES la suma total de toda energía, luz y color posible.  En esta meditación invocamos los atributos de los Elohim como siete-en-uno.  Elementos individuales de las siete órbitas concéntricas podrán aparecer.  Esta órbitas a menudo se despliegan en siete llamas separadas.  El movimiento es inducido pero no dirigido.

Aunque el asiento de la gama de emisión tremenda es dentro del centro de la cabeza, su acceso es por medio del centro del corazón.  La llama del Fuego Sagrado en el corazón se intensifica hasta que conecta con y evoca espontáneamente la frecuencia de los llamados Elohim, o Arcángeles.

Permítete que te guíen tus sentidos internos.  Estos no siempre corresponden a tu visión normal o a tus facultades auditivas.  Podrás detectar solo un “sentido” o “impresión” de color o sonido pero, eventualmente, verás o sentirás un despliegue de siete tonalidades compuestas en forma de una delicada memoria interior.

Este es el despliegue usual (ver imagen).  De izquierda a derecha, un violeta cristalino con ondas color de rosa al lado de un resplandor dorado-rosado.  Entonces un flash dorado-blanco iluminador seguido por una transparencia verde cristalina.  A seguir un reflejo azul-rosado.  Más allá una llama azul eléctrico centellante se entreteje con chispas de fuego dorado.  Finalmente, en el extremo derecho un azul muy profundo con lenguas relucientes de rosado translúcido.

Al alcanzar el espacio de perfecto Silencio, permite que la frecuencia catalice las imágenes que siguen.  Usa tu plena capacidad para evocar el mas refinado y ferviente deseo, mejor expresado por la oración hablada.  Entonces para, ajusta tus frecuencias físicas y sutiles relajando y expandiéndote dentro de ellas, y abre todas las facultades sensoriales para percibir posibilidades de imagen, color y sonido como ondas fluidas causales envolviéndote.

No trates de comprenderlo; sencillamente permite que tu Yo se funda con el inmenso océano del devenir.  Mantente sereno  mientras sustentas tu poderosa Presencia/Yo.

Tal vez quieras acompañarlo con un fondo musical que despierte tu sensibilidad más profunda, mientras cubre todo ruido externo.  Es mejor usar algo que sugiera majestad, poder y al mismo tiempo tranquilidad.  Algunas piezas contemporáneas contienen una reverberación como un  zumbido monótono que ayuda especialmente a evocar las formas concéntricas así como las emisiones lineales de luz.

Ahora para la meditación.  Entiende el proceso claramente.  Quizá quieras grabar tu voz como guía.

Estos son los pasos:

I.  CONECCIÓN CON LA LLAMA SEPTUPLE:
º  Alineamiento alquímico.  En vez de separarte de tu cuerpo, abrázalo y lleva tu atención a un nivel más alto.  Asegúrate de incluir tus energías físicas, emocionales y mentales dentro de tu concienciación.

º  Ilumina los puntos de Luz en el centro de cada célula física. (Esto es una práctica específica de nuestra escuela.  Consiste en evocar el núcleo-Luz dentro de cada célula atómica en tu cuerpo; una vez alcanzado, la totalidad es modulada desde tu llama central en tu corazón).

º  Céntrate.  Entra en el corazón y percibe la Llama Sagrada allí.  Permite que el Fuego se intensifique mientras tu relajación física, mental y emocional te lleva más profundo.  Haz la transferencia a tu estructura luminosa (los puntos de Luz, ahora como una totalidad) mientras anclas tu cuerpo físico de manera segura.

º  Conéctate ahora con tu Yo como una presencia interior, ese espacio donde te sientes en casa, que localizamos justo al centro del pecho.  Reconoce y acepta su poder.  Estabiliza y sustenta esa frecuencia del Yo/yo en el corazón y acelera muy gradualmente por medio de tu amor-voluntad.

º  Ahora evoca el Brillo de la Fuente interior, depositada en el centro de la cabeza, un diamante cegador de Luz.  Sustenta el silencio y el campo vibratorio de manera estable.

º  Siente el Fuego Sagrado envolvente, elevándose desde la parte frontal de tu cabeza como una llama gloriosa diamantina.  Esta es la llama séptuple de los Elohim.

Quédate aquí tanto tiempo como sea necesario.  Podrás observar diferentes bordes coloridos estallando de la llama única o del centro.  Alternadamente, percibe las órbitas concéntricas múltiples.

º  Siente el impacto pleno del campo colorido a tu alrededor al sentirte como el punto central de quietud.  Llénate y aliméntate en todos los niveles.

º  Las órbitas podrán revertir a la llama única y estrecharse nuevamente varias veces.  Permite que el movimiento ocurra libremente y que refleje los colores espontáneamente, sin dirección.

º  Permanece en el centro.  Siente… Escucha…  ¡Se!

II.  SER UN CANAL PARA EL FLUIR DE LA LLAMA SEPTUPLE A TRAVES DE TI
º  Sustenta las llamas en su forma de abanico.  Simple y suavemente deséalo así.

º  Conviértete en un centro para la emisión de todos los atributos de estas llamas.  No hay necesidad de dirigir lo que sea por cualquier parte del cuerpo.  Sencillamente permite que tu cuerpo entero y tu campo áurico irradien las siete calificaciones de la mente.

º  Desea el bienestar y la iluminación de TODA la humanidad.  SE este amor impersonal para todo y para todos en perfecto Silencio.

º  Siéntete ser un océano infinito de llama, el Amor del Fuego Sagrado de la Conciencia por tanto tiempo como desees.

III.  EL REGRESO:
º  Cuando te sientas preparado para regresar, desacelera gradual y cuidadosamente en diferentes etapas.

º  Percibe las órbitas concéntricas alrededor de tu Yo y siéntelas liberando las cualidades de cada uno de los Elohim hacía abajo, alrededor de tu cuerpo y hacia tu mundo.  Desde la perspectiva del cuerpo, absorbe todo lo que se te ofrece, agradecida y reverentemente.

º  Continúa a desacelerar gradualmente hasta que alcances la frecuencia del corazón.  Establécete allí.

º  Ahora desea el bienestar y la iluminación de tus seres amados y todo aquél que te haya llegado, o tocado tu mundo.

º  Regresa por el canal equilibrador de tu cuerpo físico, moviéndote delicadamente y sintiendo la vitalidad de la tierra fluyendo a través de ti.  Respira en tu vientre como centro de gravedad y de la materia.

One thought on “Conócete IX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirme a La Mujer Interior

Mantente informado de las novedades del blog por email